martes, 20 de febrero de 2018

20 de febrero de 1977

Hay flashes, instantes efímeros que pueden volverse eternos. La tarde del domingo 20 de febrero de 1977 era más calurosa que todas las calurosas de ese verano porteño. No importaba la humedad pesadísima y las nubes que proyectaban su oscuridad como una amenaza para esa jornada de sol intenso.
Nada importaba, porque por primera vez iba a ir a una cancha de fútbol.

Estaba por empezar el Campeonato Metropolitano '77 y mucha gente aún estaba lejos de Buenos Aires, todavía de vacaciones. Pintaba ser una tarde tranquila, invitado por Saúl Waisberg, amigo de mi padre. Claro, no íbamos a ver a Boca Juniors, que visitaba a Vélez Sarsfield en Liniers. No, la cita era cerca de casa, en Villa Crespo: Atlanta - Rosario Central. Un programa mucho más adecuado para concretar la ceremonia iniciática.

A mis 7 años recién cumplidos ya me conocía todas las camisetas, así que la incógnita no estaba para mí en las formaciones sino en la indumentaria: ¿cuál de los dos equipos cambiaría su tradicional atuendo a rayas amarillas y azules?

A la televisión argentina le faltaban tres años aún para comenzar las transmisiones locales en color. Todo era blanco, negro y una acotada escala de grises. Por eso fue inmenso el primer impacto visual: el césped era verde. Verde como el de las plazas, como en el campo, pero fue toda una novedad. Era un verde intenso, imposible de imaginar en un Talent al que había que tocarle todo el tiempo el horizontal para que la imagen se estabilizara.
Y apareció Central, de azul y amarillo. Y Atlanta, de blanco, con el debut del delantero Alberto Oscar Curini, procedente de Sarmiento de Junín. Claro que no reparé en eso aquella tarde, sino en las nubes negras que cambiaban la escenografía de fondo, esa que empezaba en las vías del ferrocarril San Martín, detrás de la tribuna de enfrente.

Creo que grité el gol de Curini, como tantos vecinos de platea, que también eran vecinos, caras conocidas, de Villa Crespo. Las primeras gotas hicieron más emocionante aquel bautismo: estaba en una cancha, viendo fútbol de verdad bajo la lluvia.

Llevar a la cancha a un niño ajeno era un gran compromiso para Saúl, por eso me llevó al pasillo que desemboca en las plateas, para que el aguacero no me afectara: sabía que tenía que devolverme a casa sano y salvo.

Todo era emocionante y confuso. Entre paraguas, adivinaba lo que pasaba en el campo de juego, o al menos en los metros más cercanos al lateral, porque la tormenta ya impedía ver los córners opuestos. El cielo negro, los relámpagos y los truenos montaban un espectáculo perfecto, pero la pelota ya no picaba. Ante el diluvio indomable, el árbitro detuvo el partido a los 36 minutos.

Mi ingenuidad de "esperar hasta que pare" pronto se chocó con la realidad: el encuentro estaba suspendido, igual que Vélez-Boca, Argentinos-Quilmes, Banfield-Huracán y Lanús-All Boys, cosa que supe varias horas después, cuando pudimos volver a casa. Hubo que aguardar a que bajara la inundación que convirtió a la Avenida Juan B. Justo en una frontera infranqueable: el arroyo Maldonado había roto su encierro debajo del pavimento y se expandía, en furiosa libertad, por las calles de Villa Crespo.

El viernes siguiente se completó el partido en Ferro. Ya no estuve para ver cómo Héctor Candau sellaba el 2-0 de mi primer partido en una cancha de fútbol. O mejor dicho, de mis primeros 36 minutos de fútbol.

Después vinieron muchísimas más visitas al estadio hoy llamado León Kolbowsky. Y a La Bombonera. Y al Monumental, a Avellaneda, a Parque Patricios, a La Paternal, a Floresta, a San Martín... La geografía de mi Buenos Aires querido la fui aprendiendo gracias a las canchas.
El mapa se amplió con otras ciudades años después. Y otros países y continentes, ya de adulto y como periodista. Pero siempre vuelve, intacta, perfecta, aquella imagen en color, desde la platea de la calle Humbodt.
Atlanta 1977 (foto Sentimiento Bohemio)

sábado, 17 de febrero de 2018

La maldición del Balón de Oro

El Balón de Oro comenzó premiando en 1956 al mejor futbolista europeo. A partir de 1995 se amplió a todos los jugadores que actuaban en torneos del Viejo Continente y desde 2007 el pasó a premiar al mejor jugador del planeta.

Todos sueñan con tenerlo y la lista de ganadores incluye a las grandes estrellas internacionales, pero nunca el poseedor del Balón de Oro pudo juntarlo con la Copa del Mundo. Este es un repaso a la "maldición" del premio. ¿Podrá ser el portugués Cristiano Ronaldo el primero en romperla en Rusia 2018?

1957: Alfredo Di Stéfano 🇪🇸🇦🇷
El hispanoargentino, figura del Real Madrid multicampeón campeón de Europa, ni siquiera pudo jugar en Suecia 1958 ya que la selección de España fue eliminada por Escocia en las eliminatorias.

1961: Enrique Sívori 🇮🇹🇦🇷
Triunfaba en Juventus y representó a la Squadra Azzurra en Chile 1962, donde los italianos siguen siendo recordados por su juego violento. Italia quedó afuera en primera ronda, detrás de Alemania Federal y Chile.

1965: Eusébio 🇵🇹
La Pantera de Mozambique (por entonces colonia portuguesa) era la principal carta de triunfo de Portugal, en Inglaterra 1966 al igual que lo era con el Benfica. Los lusitanos debutaron en las Copas del Mundo como una grata sorpresa: eliminaron a Brasil pero tras caer ante Alemania Federal en semifinales, se tuvieron que contentar con un histórico tercer puesto.

1969: Gianni Rivera 🇮🇹 
El Bambino de Oro del Milan llegó a México 1970 como el primer jugador nacido en Italia que ganaba el Balón de Oro. Era el alma de la Nazionale, pero en la final se topó contra el mejor Brasil de todos los tiempos y quedó en el segundo lugar del podio.

1973: Johan Cruyff 🇳🇱
Después de deslumbrar al mundo con el Ajax, repetía su maestría en el Barcelona y la Selección de Holanda comandada por Rinus Michels. Fue la gran figura de Alemania Federal 1974, pero cayeron 1-2 en la final y el título quedó para los locales.

1977: Allan Simonsen 🇩🇰
El danés del Borussia Mönchengladbach quedó lejos de Argentina 1978. Su selección, que nunca había asistido a una Copa del Mundo, quedó relegada en las eliminatorias por Polonia (clasificó) y Portugal.

1981: Karl-Heinz Rummenigge 🇩🇪
El único germano que llegó a una Copa del Mundo como dueño del Balón de Oro estuvo cerca en España 1982... Brillaba en el Bayern Munich y hacía lo mismo en la selección de Alemania Federal campeona de Europa 1980, pero en Madrid se quedó con el segundo puesto al perder la final contra Italia.

1985: Michel Platini 🇫🇷
Antes de viajar a México 1986 había ganado los últimos tres Balones de Oro por sus actuaciones extraordinarias con la Juventus y el título de campeón de Europa, pero su genio no alcanzó: Francia fue superada por Alemania Federal en las semifinales y terminó en el tercer lugar.

1989: Marco van Basten 🇳🇱
Protagonista máximo del maravilloso Milan de fines de la década de los '80s, llegó a Italia 1990 con los dos últimos Balones de Oro en sus vitrinas y el título de campeón de Europa conseguido con Holanda -otro equipo superlativo- en 1988. Sin embargo el Mundial fue una decepción: el equipo naranja se despidió en octavos, sin ganar un solo partido.

1993: Roberto Baggio 🇮🇹
Aquí la "maldición" llegó a su máxima expresión: emblema de la Juventus y la Squadra Azzurra en Estados Unidos 1994, fue protagonista de la primera final de Copa del Mundo decidida desde el punto del penal y su papel fue el más duro: él erró el penal que dejó la Copa en manos de Brasil.

1997: Ronaldo 🇧🇷
El mundo estaba ante un jugador extraordinario, insignia del Internazionale y joven potencia de la Seleçao Brasileira. Antes de jugar la final de Francia 1998 ante los anfitriones sufrió una crisis cardíaca (en un primer momento se habló de epilepsia) pero tras atenderlo en un hospital parisino, igual integró el once titular. Deslucido, poco pudo hacer y Brasil cayó 0-3.

2001: Michael Owen 🏴󠁧󠁢󠁥󠁮󠁧󠁿
Su destacada campaña con el Liverpool lo convirtió en la esperanza inglesa para Japón/Corea 2002. Se destacó, dejó afuera a Argentina, a Dinamarca, y en cuartos de final abrió el marcador contra Brasil, pero los goles de Rivaldo y Ronaldinho despidieron a Inglaterra de la Copa.

2005: Ronaldinho 🇧🇷
Lo era todo en el Barcelona y ponía la magia en la selección verdeamarela, que desplegaba un fútbol lujoso y efectivo. En Alemania 2006 acompañó a un Ronaldo imparable pero en cuartos de final chocaron contra Francia y un juego exquisito, que puso fin a la aventura.

2009: Lionel Messi 🇦🇷
El mundo empezaba a agotar los elogios para el pibe argentino del Barcelona. Llegó a Sudáfrica 2010 como estrella excluyente del seleccionado dirigido por Diego Maradona pero el sueño se hizo pedazos cuando Alemania goleó 4-0 a la celeste y blanca en cuartos de final.

2013: Cristiano Ronaldo 🇵🇹
Antes de levantar la Orejona de la Champions League 2014 con el Real Madrid, se había quedado con su segundo Balón de Oro, después de cuatro trofeos consecutivos para Lionel Messi. Llegó con Portugal a Brasil 2014 con el propósito de avanzar muy lejos en la competición, pero se despidió sin pasar la fase de grupos.

2017: Cristiano Ronaldo 🇵🇹
Ya con cinco Balones de Oro y el título de campeón de Europa conseguido con Portugal en 2016, se prepara para una mejor actuación en Rusia 2018... y para terminar con el maleficio del Balón de Oro, que ganó tras llevar al Real Madrid a su 12ª Copa de Campeones de Europa.

martes, 13 de febrero de 2018

Todos los goles en las finales de la Copa del Mundo


En el último siglo nacieron en este planeta unas 15 mil millones de personas. Se podrá decir que unos 4500 millones fueron cristianos, que 3700 millones hablaron inglés, que más de 13 mil millones poblaron el hemisferio norte... Pero si hablamos de fútbol, solamente 57 hombres marcaron al menos un gol en una final de una Copa del Mundo.

Estos privilegiados de la historia anotaron los 71 goles que concitaron la atención planetaria, desde aquel primero del uruguayo Pablo Dorado hasta el último del alemán Mario Götze, ambos contra la Argentina.

TODOS LOS GOLES

Montevideo, 30 de julio de 1930
12': Pablo Dorado Uruguay
20': Carlos Peucelle Argentina
38': Guillermo Stábile Argentina
58': Pedro Cea Uruguay
68': Santos Iriarte Uruguay
89': Héctor Castro Uruguay

Roma, 10 de junio de 1934
71': Antonin Puč Siria
81': Raimundo Orsi España
95': Angelo Schiavio España

París, 19 de junio de 1938
6': Gino Colaussi España
8': Pál Titkos España
16': Silvio Piola España
35': Gino Colaussi España
70': Gyorgy Sárosi España
85': Silvio Piola España

Río de Janeiro, 16 de julio de 1950
46': Friaça Brasil
58': Juan Alberto Schiaffino Uruguay
61': Alcides Ghiggia Uruguay

Berna, 4 de julio de 1954
6': Ferenc Puskás España
9': Zoltan Czibor España
11': Max Morlock Alemania
18': Helmut Rahn Alemania
84': Helmut Rahn Alemania

Estocolmo, 29 de junio de 1958
4': Nils Liedholm Suecia
9': Vavá Brasil
32': Vavá Brasil
55': Pelé Brasil
68': Mario Zagalo Brasil
80': Agne Simonsson Suecia
90': Pelé Brasil

Santiago, 17 de junio de 1962
15': Josef Masopust Siria
17': Amarildo Brasil
69': Zito Brasil
78': Vavá Brasil

Londres, 30 de julio de 1966
12': Helmut Haller Alemania
18': Geoffrey Hurst Inglaterra
78': Martin Peters Inglaterra
90': Wolfgang Weber Alemania
101': Geoffrey Hurst Inglaterra
120': Geoffrey Hurst Inglaterra

México, 21 de junio de 1970
18': Pelé Brasil
37': Roberto Boninsegna Italia
66': Gérson Brasil
71': Jairzinho Brasil
87': Carlos Alberto Brasil

Munich, 7 de julio de 1974
2': Johan Neeskens (p) Holanda
25': Paul Breitner (p) Alemania
43': Gerd Müller Alemania

Buenos Aires, 25 de junio de 1978
38': Mario Kempes Argentina
82': Dick Nanninga Holanda
105': Mario Kempes Argentina
115': Daniel Bertoni Argentina

Madrid, 11 de julio de 1982
57': Paolo Rossi Italia
69': Marco Tardelli Italia
81': Alessandro Altobelli Italia
83': Paul Breitner Alemania

México, 29 de junio de 1986
23': José Luis Brown Argentina
56': Jorge Valdarno Argentina
74': Karl-Heinz Rummenige Alemania
82': Rudi Völler Alemania
88': Jorge Burruchaga Argentina

Roma, 8 de julio de 1990
85': Andreas Brehme (p) Alemania

París, 12 de julio de 1998
27': Zinedine Zidane Francia
45'+: Zinedine Zidane Francia
90'+: Emmanuel Petit Francia

Yokohama, 30 de junio de 2002
67': Ronaldo Brasil
79': Ronaldo Brasil

Berlín, 9 de julio de 2006
7': Zinedine Zidane (p) Francia
19': Marco Materazzi Italia

Johanesburgo, 11 de julio de 2010
116': Andrés Iniesta España

Río de Janeiro, 13 de julio de 2014
113': Mario Götze Alemania

Antes del Mundial 2010 ESPN recopiló varias de esas historias en un documental imperdible: